Si eres miope, sabes que la miopía es «ver mal de lejos” pero, ¿sabes que estás en riesgo?. La miopía puede variar en gravedad, y cuando alcanza niveles significativamente altos, se clasifica como miopía elevada. Hoy te vamos a hablar de los riesgos asociados con la miopía elevada y por qué es importante controlar los ojos miopes más allá de la corrección de la visión.

¿Qué es la miopía elevada?

La miopía es una condición ocular en la que los objetos cercanos son claramente visibles, pero los objetos distantes se ven borrosos. Se debe a que el ojo en miopía enfoca la luz antes de que llegue a la retina, en lugar de directamente sobre ella. En casos de miopía elevada, el ojo es significativamente más largo o la curvatura de la córnea es más pronunciada, lo que provoca una visión más borrosa a distancia.

Riesgos asociados a la miopía elevada

La miopía elevada conlleva riesgos significativos para la salud ocular y general. Algunos de los riesgos más destacados son:

  1. Degeneración macular

La degeneración macular es una enfermedad ocular que afecta la mácula, la parte de la retina responsable de la visión central. La miopía elevada aumenta el riesgo de desarrollar degeneración macular, lo que puede resultar en pérdida de la visión central.

  1. Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad ocular caracterizada por el aumento de la presión intraocular que daña el nervio óptico. Las personas con miopía elevada tienen un mayor riesgo de desarrollar glaucoma, lo que puede llevar a una pérdida gradual de la visión periférica.

  1. Desprendimiento de retina

La miopía elevada también aumenta la probabilidad de sufrir un desprendimiento de retina. Esta condición ocurre cuando la retina se separa de la capa subyacente, lo que puede provocar una pérdida súbita de la visión y requerir cirugía inmediata.

  1. Cataratas

Aunque las cataratas son una parte natural del envejecimiento, las personas con miopía elevada pueden desarrollar cataratas a una edad más temprana. Esto puede requerir cirugía para restaurar la visión.

Recomendaciones

Para abordar los riesgos de la miopía elevada es crucial controlar los ojos miopes más allá de la corrección óptica. Desde Gomez Lor te recomendamos:

  • Exámenes visuales periódicos: Realizar exámenes visuales regulares para detectar afecciones oculares en etapas tempranas.
  • Control de la progresión: En algunos casos, se pueden utilizar técnicas de control de la progresión de la miopía en niños para reducir el riesgo de miopía elevada en la edad adulta.
  • Estilo de vida saludable: Mantener un estilo de vida saludable con una dieta equilibrada rica en nutrientes esenciales para la salud ocular y pasar tiempo en entornos naturales lejos de pantallas.

La miopía elevada es más que una simple dificultad para ver de lejos; representa un riesgo significativo para la salud ocular. Reconocer estos riesgos y tomar medidas para abordarlos es esencial para mantener una visión saludable a lo largo de la vida. 

En Gomez Lor somos expertos en el control de la progresión de miopía. Ven a visitarnos para más información. Nuestro profesionales te orientarán en la mejor solución para tu caso.

×